Semana 50 / 14 de Diciembre de 2017
Marisa Lazo un antídoto para las crisis. #EmprendedoresTapatíos.

Por Mónica Álvarez. 

 

Guadalajara, Jalisco. 20 de agosto 2015. El mejor antídoto para la crisis que dicen se 

avecina, puede tener un nombre: Marisa Lazo. 

 

Esta mujer tapatía que comenzó a emprender hace más de veinte años  cocinando 

pasteles y galletas  para regalar desde la estufa de su casa; que luego compró un horno y 

extendió su gusto por la repostería hasta la cochera  para atender los pedidos de amigos y 

familiares, es propietaria hoy de la cadena de pastelerías más grande de Guadalajara que 

lleva su nombre: “Marisa”.

 

“Por tí una delicia”, es el lema con el que Marisa se abre camino y espera llegar en el corto 

plazo a las 40 pastelerías en la zona metropolitana y en ciudades medias a las que quiere 

conquistar como Tepatitlán, donde ya está su primer punto de venta en Los Altos de 

Jalisco.

 

-¿Alguna vez soñó con este éxito? 

“Ni en mis mejores sueños; así de grande no; con tanto cariño y reconocimiento”.

 

-¿Es más difícil para la mujer tener éxito en los negocios, ser empresaria líder?

“No, para nada” afirma de inmediato, con su voz fuerte y clara. “En lo absoluto, siempre 

hago hincapié en que para abrir un negocio dan los permisos igual a hombres y mujeres”.

 

Más de veinte años de experiencia, 33 pastelerías y las que está por abrir le dan la 

seguridad de asegurar que el principal problema que limita a las mujeres, los jaliscienses y 

los mexicanos es mental: no creemos en nosotros.

 

La solución, en principio, sería ésa: “hay que creérnosla, creer que sí podemos” que aplica 

para todos y todas. Al escucharla hablar rápido, pero de manera sencilla  se aprecia que el 

segundo paso consiste en pensar positivo siempre  y el resto es lo de cajón: ser 

profesionales, organizados, innovar y ahorrar para reinvertir. En resumen: “Salir de la zona 

de confort”.

 

Para Marisa Lazo no hay imposibles. Dice que las mujeres, los jaliscienses y los mexicanos 

somos muy valiosos y contamos con una riqueza enorme que ofrecer.

 

Confía en que los nuevos gobiernos como Movimiento Ciudadano, propicien condiciones 

favorables para crear  nuevos esquemas de gobernanza y participación ciudadana.

 

-¿Le interesa la política?

“No. Me gusta apoyar a la gente en la que creo, pero mi lugar  está aquí. A mí lo que más 

me gusta son los pasteles, las  galletas, hacerlos, comerlos y venderlos”.

 

Durante la entrevista la llaman para que pruebe una nueva gelatina que están por sacar a 

la venta. Es parte del proceso de sustituir en sus productos “light” la Splenda por Stevia, 

en el que se encuentra su empresa. 

 

“Yo soy el control de calidad aquí, pruebo todo y es lo que más me gusta” dice con una 

sonrisa en su oficina, con la vista a través de un ventanal a las operaciones de su planta 

que todavía no cree que sea una realidad.

 

Llegan empleadas nuevas a despedirse y darle las gracias, quieren tomarse una foto con 

ella. Accede con gusto. A diferencia del promedio de los tapatíos, Marisa confía en la 

gente, de la que dice sólo ha recibido apoyo y porras.

 

Ni quejas, ni sacrificios. “Lo mío ha sido un camino ascendente, ya son 23 años de todavía 

darle y ha sido placentero y disfrutable”.    

 

“Las mujeres tenemos que empezar a cambiar  nosotras” reitera. Señala que cargamos 

con culpa y nos justificamos si tenemos éxito. Las “cuotas de género” ahora obligatorias 

en la política, le parecen un avance, pero lo importante para ella son los méritos, tanto en 

hombres como en mujeres. Aprender constantemente de los errores y mejorar nuestros 

estándares en el área que cada quien se desenvuelva.

 

Ante las amenazas de nuevas crisis en México y el mundo, Marisa no se desvía de su 

enfoque de pensamiento positivo, confianza y acciones personales organizadas.

 

Recuerda que en la crisis de 2009 veía el panorama tan desolador que lejos de pensar en 

detenerse, impulsó su negocio.

 

“Yo veía todo tan triste que dije: No, en Marisa no pensamos así”. Crearon entonces una 

campaña en sus puntos de venta basada en mariposas de colores y mensajes de esperanza 

que tuvo gran éxito. “Se comenzó a vender más y más y fue cuando más vendimos”.

 

-¿Qué sigue?

“Seguir creciendo”.

 

Y disfrutando. Anticipa que en unos días sacarán a la venta un nuevo pastel, similar a su 

famoso Tres Leches, pero con un toque de dulce de leche y una crema pastelera de lo más 

especial.

 

“Te va a gustar”, afirma con la sonrisa que la acompaña siempre.

 

Fotografía y Video: Fernanda Estrada.
Comentarios
La Resistencia de "El Barrio"