Semana 50 / 14 de Diciembre de 2017
A despertar
Basta de modorra, basta de bloqueos... a trabajar

Apareció en camisa azul marino, casual, en la oficina central de su despacho. Sin corbata, ni traje. Acababa de despedir a un grupo de personas con las que se había reunido y el Secretario de Finanzas lo aguardaba en la oficina contigua.
En la entrevista exclusiva con Manos Libres, la única que ha concedido en los últimos dos meses a medios de comunicación, el Gobernador de Jalisco, Emilio González Márquez, tomó la carpeta informativa que le preparó su equipo: “¿Esto es lo que me preparaste? Gracias”. No   la abrió.
Con semblante y voz serena, cuestionado sobre la falta de acuerdos con los distintos actores sociales de Jalisco a la mitad de su gestión y los riesgos que esto implica de una parálisis, comenzó por reconocer algo:
“No hemos construido en Jalisco los espacios para que exista un debate serio, y lo que hay siempre son puntos de vista de personas o de instituciones que tienen intereses, o de personas o instituciones que no tienen la información”.
“Yo creo”, agregó, “que las ideas existen y los proyectos existen, lo que coincido es que no hay un debate serio, un debate de profundidad”. Derivado de lo anterior, acabó por aceptar además, que en Jalisco (y en México) avanzamos en  democracia, pero no en eficiencia.
“Podríamos decir que hemos avanzado mucho en democracia, sin embargo, ahora estamos metidos en otra problemática: si la democracia no ayuda a que se resuelvan los problemas, la gente puede escuchar el canto de la sirena totalitaria, por la eficiencia”.
Mencionó como ejemplo a China. Dijo que en ese país, con un régimen de partido único, el Comunista, son muy eficientes, pero no desearía ese modelo para México por una razón: “por la pérdida de la libertad; eso es algo gravísimo, tanto como las condiciones de marginación,   o más”.
“Entonces es cómo a través de nuestra democracia y en la libertad somos eficientes, ese es el reto”, subrayó, “y el problema es que la mayoría de los actores políticos actuamos con la credencial del partido en la mano. Y no con los intereses de Jalisco, de los municipios o de México”.
Se incluyó a él y su partido. “Porque hasta en el PAN hay intereses. Entonces no es algo que tiene que ver con estos alcaldes metropolitanos. Yo no he tenido problemas con la alternancia, hay una relación muy respetuosa con los presidentes municipales. Y además, hay una relación de trabajo en donde sabemos sumar y llegar a acuerdos”.
En el caso del Poder Legislativo, externó: “Queremos un Congreso que nos diga: oye, aquí te estás equivocando, si es el caso. Lo que no debería existir, no debe ser, es un Congreso que retrase decisiones importantes”. Citó que desde marzo del año pasado presentaron las iniciativas de seguridad y hoy es el único estado que no las ha procesado.
“Yo no le temo a la crítica, si es con verdad. Le temo a la mentira, porque la mentira nomás destruye, pero si es con verdad, la crítica es necesaria para saber en dónde está mal y dónde debemos mejorar.
Además de la crítica, el segundo paso es la propuesta, dijo, en donde digas no me gusta tal cosa y propongo esta otra. “El tercero, es debate de alternativas, el decir vamos viendo entre todas las alternativas, cuál es la que mejor nos conviene, más nos gusta, más nos acomoda”.
El cuarto nivel, subrayó, es a qué te comprometes tú, a qué me comprometo yo. “A qué se compromete el gobierno, eso está en la ley muy claro; pero a qué se compromete un estudiante, un maestro, un empresario, a qué se compromete un periodista. Y en este proceso podemos construir una mejor sociedad.
“Si nos quedamos sólo en la crítica, no avanzamos, porque lo que transforma es el compromiso y el trabajo que surge del compromiso. Sólo el trabajo transformay el trabajo es la parte final, que empiezacon una crítica”.
Con esa actitud, González Márquez parece estar dispuesto a iniciar una nueva etapa en su gobierno, porque son susprincipales proyectos los que están enriesgo de no establecer consensos con losdistintos poderes y grupos sociales.
Según el reporte del primer cuatrimestre del 2010 (eneroabril), en el ejede Buen Gobierno, tras una caída hasta44 por ciento en el 2008, los indicadoresdel gobierno de Emilio González Márquez se ubican actualmente en un nivelde aceptación de 52 por ciento, similaral del inicio de su gestión, que era de 54por ciento.

“Basta de modorra, de bloqueos... o Jalisco seguir{a en la media tabla nacional…”
Cuando accedió a la entrevista a finales de junio, el Gobernador Emilio González Márquez adelantaba ya las acciones que emprendió en el transcurso de la primera quincena de julio, para acelerar el ritmo de su administración y despejar el pantano en que se encuentra.
“Soy un Gobernador que ha propiciado el debate, que ha propiciado la polémica”, declaró, “porque en el debate y la polémica es como se enriquecen las cosas.
“Si yo no quisiera problemas, me concentraba en lo que se hacía antes y lo hacía un poquito mejor y ya. Decía: cumplí ¡Yo no soy ese! Yo sí vengo a decirle a los jaliscienses: basta de modorra, basta de bloqueos y estancamientos. Veamos hacia adelante y pongámonos a trabajar”.
En lo que a él respecta, ya tomó las primeras decisiones. Desapareció las coordinaciones de Innovación y Desarrollo y la de Políticas Públicas que creó al inicio de su mandato. Herbert Taylor Arthur, quien encabezó la primera y echó a andar los proyectos ejecutivos del Macrobús y la Vía Express, hoy está fuera del gabinete. Antonio Muñoz Serrano, pasó de Políticas Públicas a asumir como coordinador de Gabinete, y Eduardo Mar de la Paz, quien fuera su secretario particular, encabezará de ahora en adelante la Coordinación de Asesores, que tiene como meta nada menos que reencauzar el rumbo del gobierno de González Márquez.
“La redefinición de prioridades de programas y proyectos gubernamentales en comunicación y tomando en cuenta a la sociedad, mediante sus organismos e instituciones; así como el estudio de la desincorporación de bienes del Estado, y el análisis y, en su caso, ejecución de las posibles fusiones de dependencias y organismos públicos”, es su nueva encomienda, como lo expresó el gobernador al tomarle protesta.
Con 7 mil millones de pesos de apoyos federales en riesgo, para implementar el Plan Integral de Movilidad Urbana; con los tiempos encima para la construcción del estadio de la Villa Panamericana, y con la Universidad de Guadalajara exigiendo 500 millones de pesos adicionales, para a su vez, poder concluir sus proyectos de infraestructura pendientes este año, González Márquez imprime ya un nuevo estilo a su gobierno.
Decidido a actuar, a abrirse al diálogo, a ceder parte del control de los recursos estatales a costa de defender y sacar adelante los proyectos con los que espera concluir su administración, el ejecutivo sorprendió al anunciar el 16 de julio los primeros 200 millones de pesos de recursos federales adicionales al presupuesto de la Universidad de Guadalajara, de un total de 480 que le entregarán este año. Aunque el rector de la máxima Casa de Estudios, Marco Antonio Cortés, habla de otros 500 millones extras que espera del gobierno estatal.
En un acto impensable dentro de la lógica en la que se movió en el último año, fuera de agenda, el Gobernador hizo el 15 de julio una visita al alcalde de Zapopan, Héctor Vielma, para notificarle que ya llegaron 290 millones de pesos del Fondo Metropolitano y esperan ya comenzar con algunas obras en ese municipio. Aprovechó para recordarle al primer edil que tiene dos semanas para aprobar la licencia de construcción del Estadio Panamericano o la mueven a otro sitio, como el que propone el alcalde de Tlaquepaque, Miguel Castro.
Esa misma semana, la Secretaría de Vialidad y Transporte reconoció al municipio de Tlajomulco de Zúñiga (gobernado por el PRD) como parte de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), con lo que accederán a un esquema que cambiará radicalmente el sistema de transporte público a favor de los ciudadanos de ese municipio.
Respecto a la relación que espera construir con los alcaldes priistas y del PRD de la ZMG, en la entrevista con Manos Libres, González Márquez expuso que fue en abril cuando el Gobierno del Estado llegó a acuerdos con todos los presidentes municipales metropolitanos sobre el presupuesto y obras que habrán de realizarse en los próximos 14 meses, cuando con los anteriores alcaldes emanados de su propio partido, llegaron a consensos hasta octubre del primer año.
“No hay un obstáculo porque seamos de partidos diferentes, no lo ha sido hasta ahora. Ése no es el problema”, refirió, “hay circunstancias económicas diferentes; este año, el presupuesto del Gobierno del Estado es mucho menor y, bueno, eso se nota en muchos renglones, pero no en la relación y no en el trabajo”.

Innovación y desarrollo
Al esbozar un balance de su administración a la mitad del camino y a un año de que se realizaran las elecciones intermedias, tras precisar que la gente tiene la última palabra, Emilio González Márquez resumió los logros de su gobierno en dos: “la primera es innovación; la otra que podríamos decir es una visión de futuro”.
Pasar del lugar 27 de opacidad, al primer lugar en transparencia a nivel nacional, dijo, es uno de los logros impulsados por este gobierno, además de un nuevo sistema de rendición de cuentas con indicadores cuatrimestrales cuantificados en todas las áreas, y no discursos anuales de “puro rollo”.
“Innovamos en transparencia, innovamos en rendición de cuentas, innovamos en fiscalización”, agregó, “Jalisco, tiene una ley de avanzada para que los presidentes municipales y todos los que manejamos dinero público, si alguien hace algo indebido, lo va a pagar y va a regresar el dinero”.

Los grandes retos
“Este gobierno sí se ha caracterizado por plantear grandes retos. No todos se pueden realizar, seguramente. Pero si no se plantean grandes retos, seguiremos sumidos en la media tabla nacional en la que estamos”, expresó Emilio González.
“Yo no nací en una familia de políticos. Dios me libre. En mi casa se decía que la política era algo sucio y quien se metía se ensuciaba. Dije, a ver, si yo entro es para cambiar”.
“Hoy Jalisco es el estado número 1 en transparencia a nivel nacional. Pasamos de estar en el 27 y ya lo llevamos al número 1”.
González Márquez destacó estar innovando hacia dentro del gobierno, pero también hacia fuera, “con visión de futuro y con grandes retos”.

1) Centro logístico.
“Hace 50 años no se construía una zona industrial, pues, estamos planteando el centro logístico y va muy bien. Mil 200 hectáreas que van a detonar la economía en Jalisco, con inversión privada, nada del estado, que es solamente el promotor”, señaló.

2) La costa de Jalisco.
“Todo mundo diciendo ‘ahí tenemos un gran potencial que nos puede dar empleo mejor pagado a los de Jalisco’. Ya están en este momento entre 9 y 12 proyectos de particulares, en donde el Gobierno no pone nada, solamente promueve y organiza, para crear una serie de destinos turísticos en la Costa de Jalisco, de baja densidad, de respeto al medio ambiente, de inclusión de la comunidad y de generación de empleos.
Hay una asociación de empresarios de Costalegre, a mí me han presentado alrededor de 12, algunos ya van muy avanzados, la mayoría ya con los trámites ante la autoridad ambiental, que es lo más complicado, resueltos. Casi todos ellos resueltos también en la tenencia de la tierra, que es un gran problema en la costa de Jalisco. Aquí hay mucho que se está haciendo y que tampoco nos cuesta”.

3) El Centro de Valor Agregado.
“Este año entra en operación en Lagos de Moreno. Somos el principal productor agropecuario, pero no industrializamos y no investigamos. Pues ahora ya lo estamos haciendo”.

4) Clústers económicos.
“El clúster de tecnologías de información y comunicación. Chapala Media Park. El de industrias verdes, el biotecnológico… todo esto es de futuro con grandes retos”.

‘Prefiero el libertinaje a la represión’
“Yo tengo un punto de vista, sobre la prensa muy particular. Primero: la prensa es un negocio”, señaló el Gobernador de Jalisco Emilio González Márquez. “Desgraciadamente la prensa vende lo que la gente compra. Y nos gusta el escándalo y el amarillismo y a veces hasta la sangre”.
En la actual situación de crisis financiera, advirtió, hay el riesgo de que la prensa se vaya con el mejor postor.
“La prensa tiene que ser rentable, porque si no, vamos a ir a lo que está pasando ahorita, por ejemplo, en Veracruz, en donde es el Gobierno del Estado quien escribe las noticias de los periódicos y también en otros estados, por el dinero que les dan. Necesitamos una prensa que sea verdaderamente libre e independiente y para eso tiene que vivir de su auditorio”.
“Segundo, la prensa tiene que ser espacio de debate y de construcción”, agregó, “algunos sí lo propician con editoriales, con información, que la gente se forme ideas que pueda debatir y debatir para construir, otros no”.
Dijo estar dispuesto a avanzar hacia un debate objetivo. “En todos lados siempre hay cosas buenas y hay cosas malas”, señaló, “empezando por la persona misma, nosotros, nuestro trabajo, nuestra familia”.
“Si sólo vemos lo que está bien, nos engañamos, porque caemos en la inmovilidad de pensar que vivimos en el paraíso terrenal, sin ser cierto”, expresó, “pero si sólo vemos lo mal, caemos en la inmovilidad por depresión; si al final de cuentas todo es igual, por más que se esfuerce y trabaje la gente, todo está mal, para qué trabaja la gente. Y eso es muy delicado”.
González Márquez retomó la petición de un debate objetivo. “Qué significa: dime lo que está bien y dime lo que está mal y dime cómo desde lo que está bien, corregimos lo que está mal, y con eso subimos un escalón en nuestro desarrollo como comunidad y volvemos a empezar y eso se convierte en un círculo virtuoso de desarrollo de la comunidad. Sólo ver lo bueno o sólo ver lo malo nos genera inmovilidad. Hay que ver las dos”.
Tercero: “los medios son también un actor político y lo vemos aquí en México y lo veíamos desde hace mucho en el mundo”.
“Sabes que en España (el periódico) El País apoya a unos y ABC apoya a otros; tú sabes que en Estados Unidos, El New York Times apoya a un partido y el Washington Post apoya a otro partido”, señaló, “aquí en México empieza a darse ya de una manera muy clara. Hay un tipo de prensa que apoya al PRD de manera abierta, hay otros que apoyan al PRI, y no veo ninguno que apoye al PAN, pero por lo menos ya hay una conformación de actores políticos claros, en los medios de comunicación”.
“Si se juntan estos tres puntos”, dijo, “tendremos una prensa que se convierta en una palanca de crecimiento… Hay dos extremos en la prensa: está el de la represión que vivimos en los gobiernos del PRI y está el del libertinaje, que algunos medios tienen ahorita.
“Entre la represión y el libertinaje, me quedo con el libertinaje. Porque el libertinaje lo va a regular el mercado, la conciencia propia y autorregulación, hasta llegar a un justo medio, a un medio serio”.
A lo que no debemos regresar, reiteró, es a los extremos de represión del PRI de Echeverría y de Gustavo Díaz Ordaz, “porque los medios de comunicación son unos de los garantes de la libertad en general”.
“Entonces yo por eso me muerdo la lengua y no digo nada, cuando algunos medios, en ocasiones con mentira, informan cosas mías”, afirmó. “Cuando lo hacen con mentira, sabiendo que es mentira, híjole, sí da coraje, porque ellos y yo sabemos que están mintiendo. Pero prefiero callarme, prefiero el libertinaje a que se genere una cultura de represión”.

Comentarios