Semana 50 / 14 de Diciembre de 2017
Quiero hacer obras que perduren
Héctor Vielma

El joven alcalde ha llevado al sector público su experiencia empresarial  y ya tiene el control del Pri municipal
Hombre de pocas palabras y menos gestos, contundente en sus actos, que vibra con la música de todo género y aprendió a tocarla “por inspiración divina”; a un hombre de carácter duro, como piensa de sí mismo Héctor Vielma Ordoñez, presidente municipal de Zapopan, si hay algo que no le gusta es dejar las cosas al azar.
Este joven alcalde priista, que se define en una palabra como “responsable”, se estrena en su primer cargo público en la política, luego de dirigir las empresas de su familia, con un polémico ritmo y tono que no cualquiera resiste.

al estilo vielma
Unos dicen que usted es un “tipazo” y otros dicen que usted es…
“¿Gruñón?”
Sí, ¿qué hay de cierto en esto?
“Las dos son ciertas. Lo de ‘tipazo’, no sé. Lo que sí sé es que siempre trato de hacer lo mejor posible. Pero también me dí cuenta muy rápido que un buen hombre a secas no funciona para la sociedad. Tengo que ser un buen hombre, pero al mismo tiempo tengo que ser un hombre duro para poder llevar a cabo los proyectos que se necesitan para poner orden en una ciudad”.
En su oficina, las secretarias atienden amablemente a las personas que llegan una tras otra, algunos agendados con anterioridad, otros colaboradores a los que acaba de llamar porque quiere ver enseguida. Un desfile de funcionarios municipales entra y sale, según los asuntos que ese día en particular cobren relevancia para el alcalde. La puerta corrediza que antecede a su despacho, frecuentemente es cerrada, con el fin de que no se escuche cuando levanta la voz. Afuera se discuten planos, plazos para cuando les toque el turno de entrar. Él puede salir personalmente con algunos de los que esperan con cita, para explicarles que en un momento los atiende, porque surgió una reunión urgente. Todos los que están ahí tienen algo en común: saben a qué hora llegaron, pero no a qué hora se irán.    
Una vez dentro, en el amplio salón, iluminado con candiles, sin ventanas abiertas, de cuyos muros penden las pinturas de todos los ex alcaldes del municipio, Vielma se sienta enfundado en sus mezclillas con su camisa a cuadros, en la cabecera de la larga mesa, donde se encuentran grandes vasijas de cristal con trozos de jícamas rodeados de limones y sal. Se enfoca con seriedad en la persona que tiene enfrente. Sus zapatos casuales, cómodos todavía pueden estar cubiertos de polvo de alguna de las colonias que recorrió por la mañana, lo que puede indicar que no ha ido a su casa a comer. Afuera el sol anuncia su fin de la jornada y la noche va cubriendo el Palacio Municipal, donde las oficinas están cerradas, salvo la suya. La mayoría de los empleados han checado hora de salida, menos él  y una docena que aguardan su turno para abordar el asunto para el que fueron convocados, que en algunos casos puede prolongarse unas horas más y, en otros, no termina ahí, sino que da pie a que salgan a las calles de Zapopan acompañados del alcalde a recorrer en la madrugada diversos puntos donde se trabaja.
Vielma Ordoñez, justifica esos recorridos nocturnos subrayando que “muchas cosas, para que salgan, tienen que ser empujadas por alguien”.
Este año su administración invertirá mil 100 millones de pesos en obras sociales en todas las colonias del municipio, especialmente las más marginadas, obras que, además, él siente responsabilidad   de supervisar.
“Cuando no tengo tiempo de supervisar en el día, voy cuando hay menos tráfico. Lugares donde puede haber un parque, donde debe hacerse obra, supervisar trabajo de balizamiento durante las noches”, expresa, “este año es más, porque vamos a hacer muchísima obra en las calles. Supervisando y que los trabajadores sepan que el presidente va a ir, para que se esfuercen todavía más, que tengan conciencia de que lo que están haciendo es para la gente. Parte del trabajo de un gobernante es estar encima de todos para empujar, parte del trabajo de cualquier líder”.

¿Cuándo nace su deseo de participar en el servicio público y por qué?
“Había una idea no cierta acerca de mí. Siempre he pensado que mucha gente buena termina desesperándose de la vida tan hostil de la política: hay traiciones, muchas mentiras, insidia. Mucha gente no aguanta esto. Yo lo que voy a hacer y siempre he dicho es: tenemos que hacer que la gente buena permanezca en el servicio público y entre cada vez más gente buena, pero determinada, dura y patriota, que entienda el reto de esta actividad y lo acepte. Cuando esto termine voy a seguir trabajando”.
Y como parte de su trabajo, se dio el tiempo para enviar oficios a mediados de mayo a las dependencias del gobierno federal, encabezadas por la Secretaría de Gobernación, además del Supremo Tribunal de Justicia de la Nación y Cámara de Diputados, en los que externa su desacuerdo en los permisos que liberan desde el centro para la apertura de casinos y construcción de gasolineras en el municipio, lo que califica como “atrocidades” que vulneran la realidad de Zapopan.

¿En qué le ha ayudado para esto su experiencia en el sector privado?
“En todos los oficios en la vida en general, hay problemas, dificultades y retos. Si caes, te tienes que levantar; si pierdes, volver a intentar hasta ganar. Tiene que haber vocación, patriotismo, para poder lograr cambios. Las herramientas las puedes adquirir en la vida, no sólo en   una empresa.
“Se necesita mucha paciencia, determinación, compasión entendida como la capacidad de ponerte en los zapatos del de enfrente. Ser profundamente realista y objetivo, para poder hacer un análisis de la realidad de una ciudad y actuar en consecuencia”, puntualiza, “debes tener un control absoluto de tus emociones, diferenciar entre lo que es un supuesto, una trampa de la mente y lo que es la realidad. Un político para poder hacer planes no debe tener telarañas en absoluto. En la medida que los políticos seamos mas realistas, más objetivos, sin la carga emocional, podemos ver los problemas tal como son para poder solucionarlos”.

bajas y altas
Este alcalde que dona su sueldo a diferentes instituciones reconoce que lo que no le dio la empresa es el entendimiento de cómo comunicar, pero confía en que eso cambie este año.
Para él los errores en el equipo de trabajo se pagan, y lo dice tan en serio que en su administración nueve mandos han sido, removidos o han renunciado, lo que no ha ocurrido en ningún otro ayuntamiento metropolitano. El caso más extraordinario aconteció cuando por Twitter recibió una denuncia contra un empleado de Catastro, hecho que bastó para que en ese momento enviara gente a supervisar, lo que culminó con el cese del señalado. En esa área también movió al director y emprendió una investigación que derivó en juicios penales contra empleados que presuntamente operaban una red de corrupción en la que habrían alterado escrituras.
“Hoy confío en todos los que están, pero el día que fallen se van a ir”.

¿Y para que el alcalde no falle, qué hace?
“Yo como alcalde dirijo, ‘lidereo’, asumo y corrijo. Si cuando hay errores constantes se tienen que ir en el ámbito privado, más cuando es gobierno”.
Sin hacer ruido, Héctor Vielma se ha rodeado de colaboradores jóvenes, preparados con maestrías, a quienes, dice, espera preparar para el futuro. Así, sin acaparar reflectores mediáticos y sin experiencia “política”  ya tiene el control del PRI municipal, donde puede dejar a los cuadros de donde saldrá su sucesor. También se creó una asociación de empresarios, donde están muchos de sus amigos para apoyarlo en los siguientes pasos de su carrera. Pero este alcalde novato en la política y astuto en los negocios tiene muy claro que con quien tiene que quedar bien, antes que nadie, es con los zapopanos y en ello consume su energía, que no desgasta en asistir a muchos de los eventos oficiales con el gobierno estatal o de su partido, a los que sí acuden sus colegas alcaldes metropolitanos. 

servir día y noche
“Yo pienso en cómo servir mejor a los zapopanos todos los días y noches, y es que para muchos proyectos que vamos a hacer este año se necesita muchísima preparación”.

¿Cómo cuáles?
“Por ejemplo, hay un predio en una colonia que se va a convertir en un gran parque; va a permitir que en esa colonia, (en la) que ahorita hay pobreza, desempleo, no hay espacios públicos, cambiará la dinámica de toda la zona. Vamos a crear un consejo social de la colonia, que será un comité de vecinos, para que los ciudadanos presionen al gobierno (para que no se olviden) de las mejoras que ahí necesitan, es un proceso”.
Cuando le pregunto qué parque y qué colonia, dice que “es sorpresa” y que lo está trabajando el área jurídica, ya que hay muchos terrenos en el municipio donde no hay claridad en los dueños y el ayuntamiento tiene que emprender procesos legales.
Pero el proyecto más ambicioso de su administración, con una inversión total de 700 millones de pesos, es sin duda el plan integral de Seguridad Pública, que detonará con la creación de dos fideicomisos para familiares de policías y, muy particularmente, con la construcción de un nuevo centro de mando para la policía de Zapopan, además de un nuevo edificio para Bomberos y Protección Civil y una nueva Cruz Verde, en el área de Belenes. Todo esto se suma a las más de 200 patrullas que compró y arrendó el año pasado para la corporación, así como el hecho de elevar 30 por ciento acumulado durante su primer año de gestión el salario de los policías.
“En menos de un año vamos a tener el centro de mando más moderno de este país, que apoye a los policías. Habrá una cabina, un centro de apoyo al 066, un edificio digno de la policía, porque el actual es un asco, no es digno ni para la ciudad, ni para el trabajo que hacen los policías”, expresa.
“Todos los centros de detención van a ser subterráneos, con patrullas nuevas; los familiares van a tener un lugar digno para esperar a los detenidos, vamos a hacer también una Academia de Policía por el Hospital Ángel Leaño, con aulas; no es nada más hacer un edificio por hacerlo, sino reclutar y capacitar policías, con un proceso pertinente; un nuevo edificio para el Escuadrón Montado. Quiero hacer obras que perduren”.
Tiene la convicción de que Zapopan puede convertirse en una de las ciudades más importantes de Latinoamérica, si gobierno y ciudadanía realizan a tiempo las bases necesarias para planear y crear infraestructura. Para él todas las áreas sociales van ligadas, de manera que un adecuado entorno urbano planeado, combinado con incentivos a empresarios, policías profesionales y mejor pagados, se traduce en mejoría en la calidad de vida.
A la par de los mil millones en obras sociales de infraestructura y 700 millones en una seguridad pública integral, considera básico la recuperación de espacios públicos y acercar la cultura a los sectores populares, por lo que el Instituto Municipal de Cultura, lanzó el programa Ármate de Cultura y ha llevado festivales con los mejores músicos a las colonias, además de un Festival Clown nacional, y revitalizado el Museo de Arte de Zapopan con una serie de actividades complementarias a las exposiciones .
“Es parte del proceso de ciudadanía.
Siempre que me preguntan del mando único policial y siempre digo que no se trata de estar de acuerdo o no con eso. El problema de la seguridad no es sólo de policías”, subraya, “sí hay que fortalecer, tener policías mejor preparados, equipo, cámaras, armamento, patrullas, todo eso es importante. Pero antes, comenzar por decirle al gobierno federal que empiece a liberar más recursos para que los municipios los puedan invertir en el ciudadano. Tenemos un déficit enorme de parques, de centros de convivencia, de cultura”.Hay algo que quisiera hacer pero no puede: leer.
“Ya compré todas las formas que me permitan leer más, pero no tengo tiempo”.

¿Qué le gustaría leer?
“Me gustaría tener tiempo de volver a leer la biografía de Napoleón, Churchill, Clinton, De Gaulle, Roosevelt, tantos otros: Marcus Aurelius, Juárez, Carranza y muchos otros, ahora ya con las referencias que tengo de gobierno, y (quisiera) leer también sobre historia”.

En tiempo de ocio, ¿cuáles son momentos favoritos?
“Mi familia, mis hijos, esposa, la música. Soy un fan, enamorado del rock, blues, norteña, jazz, son cubano. Toco la armónica. De repente me junto a tocar con un grupo de amigos; en una ocasión me invito Alex Lora, del Tri, y toqué”.
Su asistente no parece compartir su respuesta. Presente en ese momento de la entrevista, cuando escuchó la pregunta, respondió en voz baja: “Trabajar”.

* periodista. Mtra. cs. sociales. conacyt/udeG. padrón de excelencia académica.

Comentarios
2012-10-03 20:06:17
Patética entrevista